3.10.2015




Jadacaquiva rindió homenaje a monseñor Roberto Lückert

 

Cientos de fieles se apostaron en las afueras del templo Inmaculada Concepción de Jadacaquiva para recibir a monseñor Roberto Lückert León, arzobispo metropolitano de Coro, y a Carlos Alfredo Cabezas, obispo de Punto Fijo, en el marco de una celebración doble que comprendió un homenaje al arzobispo y la primera visita del nuevo obispo de Paraguaná a este histórico oratorio.
El jubiloso repique del añejo y singular campanario de la iglesia anunció a las 4:00 pm la llegada al pueblo de los insignes visitantes. Entre aplausos y emoción fueron recibidos con una sencilla pero emotiva bienvenida a la diaconía. Además del recibimiento del nuevo obispo, se le rindió homenaje a monseñor Lückert por su 50° aniversario de vida sacerdotal.
Eran las 6:20 pm cuando el recinto, de pequeña entrada y angostos espacios, abrió sus puertas para que el primer arzobispo de Coro rociara con agua bendita los ornamentos que fueron donados por él a esta institución, comprendidos por una sotana negra con bordes y botones rojos con la que fue ordenado como obispo de Cabimas en abril de 1985; al igual que dos mitras: una blanca y otra dorada con rojo de mayor altura, ambas piezas usadas durante su episcopado.
“Me complace mucho dejar estas piezas en exhibición y resguardadas como un hito del recuerdo, para poder mirar al futuro con abundancia y generosidad. Antes de venderlas, cosa que nunca he pensado hacer, me motiva que ahora estén aquí y que sirvan como un recordatorio del paso de un obispo zuliano que cumplió lo que dice su escudo: Me desprendo de mi vida para recuperarla de nuevo”, expresó Lückert, agradeciendo a los coordinadores del museo por esta exposición en su honor.
Declaró también que tiene pensado donar al museo diocesano otras vestimentas en lo que empiece a hacer inventario de sus pertenencias litúrgicas. Igualmente adelantó que cederá otras piezas: un palio (indumentaria religiosa) al museo de Coro. Al próximo arzobispo conferirá los alfileres y báculo, y a la basílica de la Chiquinquirá en Maracaibo donará otro báculo; todo esto cuando culmine sus funciones como episcopales.
Por su parte el monseñor Carlos Cabezas, nuevo obispo de la diócesis de Punto Fijo se refirió al museo como es una demostración de aprecio por la historia y por la identidad del pueblo: “Es pequeño, pero tiene mucha visión de futuro”.
En la celebración se hicieron presentes representantes de la iglesia católica, feligresía de la diaconía y personalidades como el cronista de Punto Fijo, Guillermo de León Calles, que en su intervención dedicó unas palabras a los dos pastores a quienes reafirmó su profunda amistad, y anunció que su próxima crónica estará dirigida al estado Trujillo y su presencia diocesana en Paraguaná.
RECUADRO: “Sigamos el ejemplo de fe y caridad de Santa Teresa de Calcuta”
A propósito de la exaltación a los altares de Santa Teresa de Calcuta, los pastores de la iglesia católica expresaron su satisfacción por esta canonización realizada ayer en El Vaticano por el papa Francisco. Para Lückert, la figura de Teresa en este año de la misericordia es un testimonio de vida porque ella se sacrificó por los pobres más pobres. “Es momento de que el mundo y todas las religiones, especialmente la católica, asocien y sigan el legado de caridad y solidaridad de Calcuta”
Por su parte, el monseñor Cabezas calificó como una bendición de Dios la santificación de Teresa de Calcuta. Resaltó que tuvo la oportunidad de conocerla y tocar su mano en un esporádico encuentro que sostuvo con la hoy santa en el portón del seminario de San Juan de Letrán en Roma.
“Si ella pudo amar como amó, también nosotros podemos hacer lo mismo en nuestra realidad, entregándonos a nuestros hermanos necesitados como lo hizo la Santa Madre que deja un legado de caridad, solidaridad y misericordia llevado a su máxima expresión, y que es elevada a los altares para que nosotros sigamos su ejemplo”.
ORLANDO MANUEL GÓMEZ/ PASANTE UBV
FOTOS: ANDRÉS ARÉVALO